La Declaración Europea sobre los Principios y Derechos Digitales

La Declaración Europea sobre los Principios y Derechos Digitales

Este mes de diciembre, el Consejo y la Comisión Europas han firmado la Declaración Europea sobre los Principios y Derechos Digitales, la declaración de principios y derechos digitales persigue ofrecer a todos un punto de referencia claro sobre el tipo de transformación digital que Europa promueve y defiende. 

La vicepresidenta ejecutiva para una Europa Adaptada a la Era Digital, Margrethe Vestager, declaró a principios de año que: «Queremos tecnologías seguras que sirvan para las personas y que respeten nuestros derechos y valores, también cuando usemos internet. También deseamos que todo el mundo esté capacitado para participar activamente en nuestras sociedades, cada vez más digitalizadas. Esta declaración nos ofrece un claro punto de referencia en materia de principios y derechos en el mundo en línea». Mientras que el comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, insistía en la relevancia de la Declaración, que recordemos que solamente tiene efectos informativos y no afecta al ordenamiento jurídico, declarando que: «Queremos que los europeos sepan esto: al vivir, estudiar, trabajar y hacer negocios en Europa, podrán contar con conectividad de alta calidad, un acceso ininterrumpido a los servicios públicos y un espacio digital seguro y justo. La declaración de principios y derechos también establece de una vez por todas que lo que es ilegal fuera de línea también debe serlo en línea. También aspiramos a promover estos principios como estándar mundial».

La Declaración nace con la vocación de servir de marco de referencia para todos los ciudadanos de la UE en materia de derechos digitales, así como una guía de manejo de las nuevas tecnologías para los responsables políticos y las empresas desde el punto de vista legal, con el objetivo de que los derechos y libertades contenidos en el marco jurídico de la UE se respeten también en la esfera online. 

La Declaración se articula alrededor de las seis categorías siguientes: 

 

1. Transformación digital centrada en las personas:  Las tecnologías digitales deben servir para proteger los derechos de las personas, la democracia y garantizar que todos los actores digitales actúen con responsabilidad y seguridad. Mediante esta declaración, la UE se compromete, entre otras cosas, a:

  • Fortalecer el marco democrático de la transformación digital. 

  • Adoptar medidas para que los valores y los derechos de los europeos se respeten dentro y fuera de internet. 

  • Fomentar la responsabilidad de los agentes digitales, públicos y privados.

 

2. La contribución de la tecnología para conseguir sociedades y economías más equitativas e inclusivas: La digitalización nunca debe servir para dividir a las personas. Por ello, debe garantizarse que todos los ciudadanos tengan acceso a internet y a las competencias digitales necesarias para sacarle partido. Este apartado incluye derechos como, por ejemplo:

  • Toda persona, con independencia del lugar de la UE en que se encuentre, deberá tener acceso a una conexión asequible y de alta velocidad.

  • Todos los ciudadanos tienen derecho a la educación, la formación y el aprendizaje permanente. Deberán poder adquirir las capacidades digitales tanto básicas como avanzadas.

  • En relación con la digitalización del entorno laboral y el teletrabajo, toda persona tiene derecho a unas condiciones de trabajo equitativas, justas, saludables y seguras con independencia de su situación y modalidad de empleo.

  • El acceso online a la totalidad de los servicios públicos esenciales de la UE deberá garantizarse.

 

3. La importancia de la libertad de elección en la interacción con algoritmos y sistemas de inteligencia artificial: La carta de derechos busca asegurar que las personas puedan tener las capacidades y los conocimientos necesarios para desenvolverse en internet y con las tecnologías digitales, incluyendo aquellas que ganen peso en el futuro cercano, como la inteligencia artificial. En este sentido:

  • Toda persona debería estar empoderada para beneficiarse de las ventajas de la inteligencia artificial y estar protegida frente a los riesgos.

  • Toda persona debería poder elegir de manera efectiva qué servicios digitales utiliza.

  • Y toda persona debería tener la posibilidad de competir en condiciones equitativas en el entorno digital.

 

4. El favorecimiento de la participación en el espacio público digital: El control de los datos personales y la participación en todos los procesos democráticos también deberán estar garantizados por la carta de derechos y principios digitales. Así, esta recogerá:

  • El acceso a un entorno digital fiable, diverso y multilingüe.

  • El derecho a la libertad de expresión en el entorno digital.

  • La disponibilidad de medios para que cada ciudadano pueda saber quién posee o controla los servicios de comunicación que utiliza.

  • El apoyo al debate democrático libre por parte de las grandes plataformas digitales, teniendo en cuenta su papel como configuradores de la opinión y el discurso públicos.

5. El aumento de la seguridad y la protección en el entorno digital:  El entorno digital debe ser seguro en todos los sentidos y para todos los usuarios, sin tener en cuenta su  edad y lugar de origen. Y deben estar empoderados y protegidos. En este sentido:

  • Las tecnologías, los productos y los servicios digitales deberán estar diseñados para ser seguros y proteger la intimidad de las personas.

  • Toda persona tiene derecho a proteger sus datos personales, a la confidencialidad de sus comunicaciones y a determinar su legado digital.

  • Deberá hacerse un esfuerzo para empoderar a los niños y jóvenes para que tomen decisiones seguras en el entorno digital. El bienestar de los menores y su protección frente a todo tipo de delincuencia digital serán prioritarios.

 

6. El impulso de la sostenibilidad: Por último, todos los productos y servicios digitales deberán diseñarse, producirse, utilizarse y eliminarse con el objetivo de minimizar los impactos en el medioambiente y promover la economía circular. Además, los usuarios deberán siempre tener acceso a información precisa sobre los efectos ambientales y el consumo energético de los productos digitales que consumen.


Con la firma de la Declaración, la UE encauza el cumplimiento de los objetivos previstos en la Brújula Digital 2030, fijados por la Comisión en marzo de 2021.

La Declaración Europea sobre los Principios y Derechos Digitales
Compartir:

¿Quieres que tu empresa cumpla con los principios de la Declaración?

Empieza gratis

Contáctanos